Estampas 1936 - 1939



El último abrazo
Primero el arrabal y luego el taller cobijaron el temprano compañerismo. Fraternizaron en la callejuela donde el sol no se asomaba por miedo a mancharse con la mugre de las casonas. Ya hombres, la lucha les sorprendió juntos. Juntos empuñaron el fusil, hasta que una bala traidora rompió el lazo de su amistad. Los brazos de bronce depositaron el cuerpo inerte en la camilla, con un temblor de angustia en todo el ser. El arrabal, más negro que antes, negro de pólvora, cobijó el último abrazo.